sábado, 11 de marzo de 2017

CORRUPCIÓN Y COSAS PEORES

Durante el siglo XIX España era expoliada por tipos como el duque de Riánsares, marido de la reina, Urdangarín  de su época. O el marqués de Salamanca, político y financiero. Cuyo cuñado, Agustín Heredia industrial siderúrgico, empleaba gitanos que, agradecidos tomaban su apellido. Entre todos vaciaban el tesoro consiguiendo grandes fortunas a costa de la construcción de líneas férreas. Ellos se hicieron ricos. Pero modernizaron el país, lo introdujeron en el siglo XX.
Hasta no hace mucho, cuando un anciano ingresado en un hospital valenciano necesitaba cama en residencia asistida se avisaba a la empresa propiedad del político corrupto de turno que se la proporcionaba inmediatamente. Ahora, tras el cambio de gobierno, cesó la corrupción. Hoy el anciano se pasa semanas, e incluso meses esperando, ocupando cama hospitalaria, con su correspondiente gasto, e impidiendo la correcta explotación de la misma.
Y es que hay algo que nos arruina más que la corrupción: la INCOMPETENCIA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada